SAG Biobío llama a respetar a los ejemplares de fauna silvestre

Hasta el Hospital Clínico Veterinario de la USS fue trasladado un ejemplar de bailarín, Elanus leucurus, para su evaluación y recuperación, el cual presentaba una fractura y la presencia, presumiblemente, de un perdigón.

Hasta el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad San Sebastián (USS) fue trasladado un ejemplar de bailarín, Elanus leucurus, para su evaluación y recuperación, luego que fuera encontrado por vecinos del sector El Pedregal, en Los Ángeles, quienes lo entregaron a funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG). Presentaba una fractura en su ala derecha y la presencia de un objeto metálico en su cuerpo, presumiblemente un perdigón, de acuerdo a los resultados de la radiografía realizada en la clínica veterinaria Pehuén de dicha comuna.

 Producto de esta situación, el SAG llama a la comunidad regional a respetar y valorar los ejemplares de fauna silvestre, los que tienen un rol fundamental en el equilibrio ecológico del medio ambiente y son benéficos para agricultura. En el caso del bailarín, también conocido como peuco blanco, es un ave que, de acuerdo a los estudios, basa su dieta, principalmente, en roedores, cumpliendo un importante papel en la mantención del equilibrio de las poblaciones de esas especies.

 Al respecto, el director regional del SAG de Biobío, Iván Ramírez Delpín, indicó que “queremos dar a conocer esta situación a la ciudadanía para crear conciencia sobre el grave daño que se provoca a nuestra fauna por la caza ilegal, como también agradecer a las personas que están comprometidas con la conservación de la fauna silvestre, quienes constantemente informan al SAG sobre ejemplares heridos, permitiendo su traslado a centros de rehabilitación”.

El bailarín es un ave de rapiña mediana que mide entre 35 y 43 centímetros de longitud, y pesa entre 250 y 380 gramos. Se encuentra protegido por la Ley de Caza N°4601 y está prohibida su caza o captura, y quienes infrinjan la legislación vigente se exponen a prisión en su grado medio a máximo, multa de 3 a 50 Unidades Tributarias Mensuales y al comiso de armas o instrumentos de caza o captura.