Entrenadora portuguesa enseñó en la USS a adaptar el handball a la escuela

El curso Handball at School Chile entregó contenidos -especialmente- pensados según aptitudes y capacidades de distintos de grupos de edad de escolares.

María Luisa Estriga, docente de la U. de Porto (Portugal) dictó el curso Handball at School Chile en la U. San Sebastián, en el que si bien hubo una entrega de conocimientos teóricos se centró en lo práctico, y en el diseño de ejercicios para enseñar a jugar de forma más competente.

La iniciativa se efectuó en el marco de un programa de educación y capacitación para profesores de la Federación Internacional de Balonmano, cuyo lema es «Diversión, pasión y salud», contribuyendo a que el balonmano sea parte integral del currículo en educación física desde temprana edad, y proyectándolo a una edad adulta.

En total fueron tres jornadas, en la que participaron estudiantes de Pedagogía en Educación Física y profesores de distintos colegios de la Región de Los Ríos, considerando las etapas formativas de Iniciación, Intermedio y Avanzado, de 5 a 11 años, 11 a 14 años y 14 a 17 años, respectivamente.

Tal como indicó Roberto Buchhorts, coordinador de Deportes USS Valdivia, lo que se “buscó fue entregar bases para fomentar el deporte en escolares”, señaló. “Este curso es la antesala del programa de la Federación Internacional de Balonmano que se desarrollará en octubre en Chile, con el fin de propiciar mayores conocimientos sobre el balonmano escolar a profesores de Educación Física, jugadores y todos quienes estén interesados en enseñar este deporte a nivel formativo”, agregó.

La experta IHF, María Luisa Días Estriga, quien compartió su experiencia por tres días en la USS, sostuvo que, “lo primero que debemos entender es la necesidad de adaptar el juego al nivel de competencia que tienen los niños y niñas. Queremos que entiendan lo que estamos buscando desde un punto estratégico y táctico, necesitamos simplificar y adaptar para crear un juego que produzca una necesidad de aprender paso a paso.”, afirmó.

“Buscamos modificar el juego normal que es el de siete contra siete y encontrar estructuras tácticas más simples que se adapten a los niños, disminuyendo el número de jugadores, alterando cosas básicas del juego como el tamaño del balón, portería y cancha. Hay que modificar, adaptar y manipular el juego de una manera que sea entendible y fácil de jugar”, explicó.

Sergio Oyarzún, profesor de Educación Física y Salud del Instituto Salesiano de Valdivia, comentó que, “la jornada estuvo muy interesante con módulos teóricos y prácticos. Es importante el desarrollo de estas capacitaciones y seguir actualizándose de forma personal para que los estudiantes se puedan enriquecer con estos conocimientos, que nos entregó María Luisa y que buscan el aprendizaje a través del juego y no la competencia”.