Cómo detectamos que sufrimos de una patología mental

Por Rodolfo Álvarez, director de la carrera de Psicología de la UST.

En la actualidad, la salud mental y los problemas de carácter psicológicos son un tema de salud pública y motivo de grandes esfuerzos en por parte de los gobiernos en todo el mundo.

Los estilos y características de vida que poseemos, con muchos hábitos que, desafortunadamente, han pasado a tener una visualización social distinta, son fuente de la incubación, aparición y mantención de muchos de los trastornos mentales que son sin lugar a dudas fenómenos que nos acompañaran por largo tiempo.

Prioridades ministeriales como la depresión y el suicidio, marcan la pauta de como nuestra forma de enfrentar nuestra realidad no es lo más adaptativo y de alguna forma nuestras capacidades psicológicas no pueden solucionar estas dificultades.

Pero, ¿cómo saber cuándo estas necesitan ayuda profesional? Existen muchos criterios, más aún, si deseamos dar prioridad a estos, deberíamos pensar primero en cómo me siento, si de alguna manera cada persona es capaz de darse cuenta que no está bien y que ya no es por si solo dar respuesta ante las situación o situaciones que le afecta. Esto debería motivar a buscar ayuda profesional

Skrik (1893) de Edvard Munch, pintor noruego

Este criterio además promovería una mejor aceptación de la ayuda. Cuando el problema no es tan consciente para la persona o sus características personales le impidan advertir esto o solicitar apoyo, muchas veces es nuestro entorno inmediato (familia, amigos, compañeros de trabajo, vecinos, etc.) los que deberían ser los que lo insten o lleven a las instancias de atención.

Otra forma de percatarse de los problemas es cuando la persona comienza a tener un desempeño distinto antes, ya sea en su trabajo, estudio u actividad que ejecute habitualmente. Una merma importante o mal funcionamiento es indicador claro que no se está adaptando de manera eficiente.

También existe la posibilidad de que nuestro entorno lo pueda determinar, socialmente. existen desempeños y comportamientos que nuestra sociedad espera de nosotros.

Si esto no es cumplido, es el mismo ambiente el que nos puede exigir el buscar una atención profesional especializada. Lamentablemente, existen en la actualidad muchos problemas asociados con hábitos, que la sociedad están aceptando o siendo permitidos, como el consumo de algunas drogas, que facilitan en algunas personas la aparición de problemas mentales.

Finalmente, existe muchas conductas o comportamientos que pueden ser reconocidos como problemáticos, pues no son parte del reportorio que la mayoría de las personas ejecutan cotidianamente y son estadísticamente no considerados problemáticos.

Este criterio en la actualidad es claro para muchos trastornos, pero no necesariamente se asocia con los criterios mencionados anteriormente, lo que le quita, en el ámbito de la salud mental una predominancia como criterio.

Una disciplina que es necesaria para la ayuda en el enfrentar estos problemas es la psicología, profesión científica que en la práctica se interesa en el análisis, tratamiento y prevención de los problemas psicológicos humanos, buscando mejorar la adaptación y efectividad personal.

Este objetivo de la psicología también es compartido por otras ciencias humanas, diferenciándose sí en el origen de los problemas a enfrentar, en su forma de abordar los problemas y las técnicas utilizadas para provocar los cambios. Sin lugar a dudas, la psicología es una profesión que tendrá mucho que decir y hacer en el futuro inmediato y lejano.

189 lecturas

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notify of
Recommended
La empresa tiene proyectado construir 7 torres en la intersección…