Proyecto de Especies Amenazadas busca la conservación del hábitat del Huemul en Ñuble y Biobío

Generar buenas prácticas en la ganadería y turismo, impulsar el programa de educación ambiental y estandarizar el monitoreo, son los principales desafíos que se plantean para este ciervo.

San Fabián de Alico, Coihueco, Pinto, en Ñuble; y Antuco, en Biobío, son las comunas que históricamente han tenido presencia de Huemul, especie endémica de los bosques andinos de Chile y Argentina. Ubicadas en las inmediaciones a la Reserva de la Biósfera Corredor Biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, representan una gran oportunidad de trabajo comunitario para el equipo del proyecto de Conservación de Especies Amenazadas MMA/FAO/ GEF, que trabaja en el territorio con un plan de acción que incluye educación ambiental, buenas prácticas para las actividades productivas que se desarrollan en el sector y monitoreo relacionados con el huemul.

El proyecto de Conservación de Especies Amenazadas, ejecutado por el Ministerio del Medio Ambiente (MMA), implementado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y financiado por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF), trabaja en implementar y promover un ambiente nacional de conservación del picaflor de Arica, en Arica y Parinacota, así como el huemul, queule y zorro de Darwin, en Maule, Ñuble, Biobío, Araucanía, propiciando la generación de un vínculo cercano entre el desarrollo local de las comunidades y la transferencia de conocimiento técnico para hacer compatible las actividades silvoagropecuarias y turísticas con la conservación de estas especies y su hábitat.

Para el Seremi del Medio Ambiente del Biobío, Mario Delannays, proteger la biodiversidad a través de esta especie “paragua”, que forma parte del escudo nacional es primordial. “Nos sentimos muy responsables, pues es la única población que se conserva en Chile central, encontrándose altamente fragmentada, aislada de la población más cercana instalada en Argentina. Por eso es el llamado a trabajar colaborativamente con este ciervo que está en peligro de extinción”, dijo el seremi.

La coordinadora del proyecto de Conservación de Especies Amenazadas en Biobío, Fabiola Lara, indicó que tanto en Biobío como en Ñuble se están vinculando con propietarios privados, establecimientos educacionales y agrupaciones de la sociedad civil. “Con ellos visualizamos las principales amenazas del territorio para la especie generando en conjunto buenas prácticas para la ganadería y turismo. Además, iniciaremos el programa de educación ambiental con los profesores y directores de las escuelas y liceos, buscamos instalarlo dentro del Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal (PADEM)”, explicó.

Para sociabilizar las buenas prácticas destinadas a mejorar las actividades productivas del sector, la  comunidad adquiere un rol relevante a la hora de difundirlas, por lo que trabajar con ellos es muy importante. El profesional del proyecto MMA/FAO/GEF, Carlos Garcés, indica que ya se han reunido con un propietario privado que desea destinar uno de sus predios para conservación, De igual forma, destaca la alianza colaborativa que se ha generado en el marco de este Proyecto con la agrupación turística Los Huemules, del Valle Las Trancas, en Pinto.

En relación al programa de educación ambiental que el Proyecto de Conservación de Especies Amenazadas MMA/FAO/GEF desarrollará en el territorio, ya son 17 las escuelas y liceos disponibles para implementarlo, cuyos directores y profesores están interesados en posicionar temas de conservación y biodiversidad entre sus alumnos, que suman 2000 en total. “Realizaremos jornadas de reflexión con los docentes, para acordar la manera como se ejecutará en cada establecimiento. Lo importante es instalarlo dentro de la planificación anual o del PADEM, que se comienza a trabajar en agosto para el 2020”, señala Garcés.

Para la directora del Departamento de Educación (DAEM) de Antuco, Yanett Panes, en lo relacionado al área de educación este proyecto es un aporte y oportunidad para crear conciencia entre los estudiantes y la comunidad. “Se incorporó este proyecto como una acción dentro del Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal (PADEM) 2020, así todos los colegio, docentes, autoridades y el área de educación en general trabajaremos transversalmente con esta iniciativa, asegurando con ello permanezca en el tiempo, creando conciencia en todas las comunidades educativa

A su vez, Patricio Gutiérrez, profesor unidocente y director de la escuela básica Los Queñes, Coihueco, indica que es primordial desarrollar la conciencia ambiental en las futuras generaciones, fundamental para la  sobrevivencia del planeta. “Este proyecto es de mucho valor para que los futuros líderes de la comunidad, país o del mundo, sepan que es nuestra responsabilidad dejar un planeta limpio y auto sostenible”.

Agregando que se deben formar personas que consideren al desarrollo económico, sea individual o colectivo, como una actividad sustentable con el planeta, “donde el desarrollo de unos pocos no afecte el bienestar de los otros.  Proteger la biodiversidad es tarea de todos”.

Desafíos en el territorio

En relación a la educación ambiental, se quiere instalar la Red de Establecimientos Educacionales de la Reserva de la Biósfera Corredor Biológico Nevados de Chillán-Laguna del Laja, que buscará generar sinergias entre sus integrantes, mostrando las distintas realidades que entregan los territorios que comprende el hábitat de huemul, compartiendo actividades y experiencias. La idea es generar un programa de actividades que incluyan giras, actividades de difusión, charlas técnicas, entre otras.

Para el desarrollo de buenas prácticas en sectores de desarrollo productivo, se han seleccionado, por un lado un predio piloto, en el sector de las Veguillas en la comuna de Coihueco. En este lugar, se está trabajando con varios integrantes de una familia, donde se está realizando una zonificación predial para establecer un área exclusivamente para el ganado que principalmente se encuentra en periodo de verano (veranadas) en la alta cordillera de los Andes.

Otro lugar emblemático es el sector del valle de las Trancas en la comuna de Pinto. Acá se diseñarán en conjunto con la comunidad prácticas turísticas que sean compatibles para la  coexistencia con el huemul. El sector de Las Trancas, históricamente tuvo presencia de esta especie nativa, pero producto de la actividad productiva y de habitabilidad que se comenzó a realizar, esta especie se desplazó. “Además, queremos que la comunidad conozca al huemul y lo logre diferenciar de los otros cérvidos invasores como el ciervo rojo o el dama”, indica Garcés.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notify of
Recommended
Los autores de uno de los proyectos refundidos en la…