Entregan informe de planta de pilotaje que tratará las aguas evacuadas desde la mina Chiflón del Diablo

En las próximas semanas, Corfo llamará a licitación para evaluar el impacto medioambiental de la construcción de la planta de tratamiento de aguas que espera resolver el problema de contaminación química de drenaje de ácido.

La directora ejecutiva de Corfo Biobío, Macarena Vera, presentó hoy al intendente de la Región del Biobío, Sergio Giacaman, el informe final de los resultados de la planta de pilotaje para tratamiento de aguas por inundación de la mina Chiflón del Diablo elaborado por la Universidad Concepción.

Se espera que la planta definitiva pueda comenzar a construirse durante 2020, por lo que prontamente se abrirá proceso de licitación para la realización del estudio de impacto medioambiental que esta tendría en el sector.

“La comuna de Lota es uno de los tres destinos turísticos más importantes de la zona; además, es la única comuna de nuestra región que puede ser presentada como postulante para ser Patrimonio de la Humanidad, algo que estamos postulando como Gobierno, específicamente desde la Subsecretaría de Patrimonio y durante el próximo año vamos a tener algunas noticias al respecto”.

“En este contexto, es muy importante poder contar con recursos como los que está destinando Corfo para este equipamiento. Esta planta va a permitir evitar la situación que está ocurriendo con la mina y el agua que finalmente termina en el mar”, afirmó Sergio Giacaman, Intendente de la Región del Biobío tras el encuentro.

Por su parte, Macarena Vera, directora ejecutiva de Corfo Biobío, agregó: “Es una tremenda noticia informar al Intendente y a la comunidad que se iniciará el proceso de construcción de esta planta. Se trata de un compromiso que el gobierno está cumpliendo y que finalmente va a aportar el desarrollo del turismo para la comunidad de Lota”.

El documento enfatiza que los experimentos realizados a escala de laboratorio, presentados en el informe anterior a este proyecto, se pudieron llevar a un sistema continuo piloto en forma satisfactoria, emulando las condiciones reales a las que la planta definitiva debe operar para mejorar el problema actual de descarga de drenaje ácido minero sin tratamiento proveniente desde el interior del Chiflón del Diablo.

La construcción de la planta contempla una inversión total que bordearía los 600 000 000 de pesos y un costo operacional de poco más de 14 000 000 de pesos mensuales.

Las filtraciones al interior de la mina comenzaron tras el terremoto del 27/F de 2010 por lo que se decidió instalar un sistema de bombeo para remover agua de la zona de tránsito de la ruta turística.

Tras un estudio de la Universidad de Concepción, que analizó el sector costero (Playa La Conchilla) donde se evacúa el agua de la mina al mar, se confirmó que el agua bombeada tiene altas concentraciones de metales y acidez producto de la oxidación de sulfuros metálicos, especialmente los de hierro como la pirita, al ser expuestos al oxigeno atmosféricos y a la humedad.

La operación del proyecto a cargo de Corfo, que tratará químicamente las aguas filtradas, será adicional a la que realiza la Fundación Baldomero Lillo, consistente en la gestión del parque y los activos relacionados con la actividad turística, circuito en que es parte la mina más conocida de la cuenca del carbón y que fue motor económico de la zona y sur del país, Chiflón del Diablo.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notify of