85% de los desembarques a nivel país de jibia se realizan en Biobío permitiendo abastecer a cinco regiones

El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura, Sernapesca, mantiene vigilancia permanente en las pesquerías definidas como estratégicas en su plan de fiscalización. Lo anterior, sumado a la certificación de desembarques, ha permitido un mejor control de toda la cadena productiva.

El balance de estos dos primeros meses del año, da cuenta de que para el sector pesquero artesanal la gran sorpresa de la temporada ha sido el retorno de la jibia, un recurso que el año pasado estuvo ausente de las costas de la región del Biobío y que mantuvo muy complicada a la flota jibiera, una de las más grandes del país y de Latinoamérica con más de 600 embarcaciones.

Iván Oyarzún, director regional (s) de Sernapesca Biobío, informó que en sólo 25 días de operación, las que se desarrollan de acuerdo a la disponibilidad biológica y climática, desde el 22 de enero al 25 de febrero, “la flota jibiera mayoritariamente con puerto base en Lebu, ha desembarcado 10 mil 400 toneladas, es decir, el 85% de la jibia desembarcada en todo el país”.

“Es una cifra muy relevante porque ese recurso extraído en aguas marítimas de Biobío por el sector artesanal, queda a disposición de 78 empresas comercializadoras que abastecen a 63 plantas de proceso del país ubicadas en 5 regiones, de ellas 23 plantas ubicadas en Biobío. Es una muy buena noticia porque estos números se traducen en la reactivación del sector económico asociado a la pesquería de la jibia y en generación de empleo”.

Suspensión transitoria en aviso de recalada

Desde Sernapesca indicaron que para el resguardo y sustentabilidad de la pesquería son fundamentales los mecanismos de control. “La jibia tiene una cuota global de captura y nosotros certificamos a todas las embarcaciones mayores de 12 mts de eslora como lo estipula la normativa. Para las embarcaciones menores de 12 mts que se dedican a la jibia pero tenían también inscripción en el recurso reineta, se activará ahora un plan de vigilancia, toda vez que serán suspendidas transitoriamente de la obligación de avisar su recalada” explicó Iván Oyarzún.

Por su parte, el seremi de economía de Biobío, Mauricio Gutiérrez, manifestó que esta modificación de suspensión transitoria de aviso de recalada tiene una orientación sanitaria ya que el producto jibia se descompone con facilidad, por tanto, se busca agilizar el manejo de la pesquería para las embarcaciones menores.

“Hay que recordar que con la aprobación de la Ley de la Jibia, varias plantas de proceso industrial de gran volumen quedaron fuera de circulación por tanto, esta modificación en la certificación que hace Sernapesca busca dar mayor holgura para que el producto se mueva más rápido y no entre en descomposición en especial en días de alta temperatura, así además evitamos eventos como los registrados días atrás en Lebu”, sostuvo.

El zonal de Pesca y Acuicultura de Biobío, Oscar Henríquez, destacó la gestión oportuna de la institucionalidad pesquera para agilizar procedimientos de descarga y certificación de desembarques. “Estas son medidas que se toman en el corto plazo y van en directo beneficio de la pesca. El balance positivo de la actividad pesquera lo compartimos y por su puesto hemos sido parte del proceso de gobernanza pesquera”.

Pesca industrial

En tanto, el balance de la actividad pesquera en este comienzo de año para el sector industrial, da cuenta de que los recursos principales han sido el jurel con 155 mil Toneladas desembarcadas y la merluza común con 3 mil toneladas. Ambos recursos son desembarcados por la flota industrial en los puertos de Talcahuano, San Vicente y Coronel, y posteriormente destinados a plantas de la misma zona que elaboran productos para consumo humano, tanto para el mercado nacional como internacional.

Deja un comentario

avatar
  Suscribir  
Notify of