Simulación y pandemias

Por Raquel Espejo directora del Hospital Simulado UNAB Concepción.

El 18 de octubre de 2019, es decir, dos meses antes de que se reportara el primer caso de Coronavirus en Wuhan, se llevó a cabo una situación clínica simulada en Nueva York que consistió en recrear con alta fidelidad una severa pandemia.

Este fue llamado “Evento 201, tras el cual se realizó una conferencia entre directivos del “Centro para el Control  y Prevención de las  Enfermedades de Atlanta (CDC), la Universidad norteamericana John Hopkins, el Foro Económico Mundial e importantes entidades de prestigio ligadas a la medicina.

Durante el “Evento 201” se midieron los aspectos que afectan a la sociedad ante una gran pandemia, con el fin de identificar el modo de disminuir sus consecuencias económicas y sociales a gran escala.

Este tipo de simulacro se denomina “Simulación in situ”, una modalidad para aplicar la metodología de simulación clínica en centros de salud y otras organizaciones de la sociedad que apoyan ante emergencias y desastres.

Esta práctica permite detectar falencias ante desastres a gran escala, como el coronavirus, y resolverlas para mejorar la atención, de forma que esta sea cada vez más completa, segura y eficaz no solo para los pacientes y quienes trabajan en salud sino para toda la comunidad.

Luego del “EVENTO 201”se realizó un completo análisis de las fortalezas y debilidades de cada organización participante, su equipo humano y recursos existentes, lo que fue de utilidad para la preparación ante la emergencia COD-VID 19.

El ejemplo de esta simulación en el “EVENTO 201”, en octubre del año pasado, nos demuestra que la simulación en estos casos construye equipos de trabajo, respuestas rápidas ante las emergencias, comunidades resilientes y en calma frente a estas situaciones, fortaleciendo así las políticas públicas, los sistemas de salud y los programas sociales, estamentos esenciales para responder a las crisis que provoca un brote epidemiológico como el coronavirus.

En nuestro país y específicamente en la región del Biobío existe una alianza estratégica con los Servicios de Salud para avanzar en esta materia.

En el caso de la Universidad Andrés Bello ha puesto a disposición del SSTalcahuano su hospital simulado para la capacitación de profesionales de esta red asistencial, convocando 51 profesionales para curso sobre manejo de vía aérea.

La simulación clínica toma un lugar primordial en la formación universitaria y formación continua de profesionales, ya que se centra en el desarrollo de múltiples competencias teniendo en cuenta el denominado aprendizaje emocional, el pensamiento crítico, el desarrollo de competencias comunicativas, el entrenamiento para el trabajo en equipo, mejora de la relación con los usuarios, lo cual se traduce finalmente en seguridad del paciente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *