La importancia de saber leer el rotulado para optar por alimentos saludables

Leer y entender el rotulado de alimentos ayuda a limitar el consumo de nutrientes perjudiciales y aumentar aquellos que nos ayudan a mejorar la salud.

Elizabeth Murga / INIA Kampenaike

Sin duda, uno de los temas recurrentes durante la cuarentena ha sido la alimentación. Sugerencias sobre los beneficios que frutas y verduras tienen en la salud de las personas y como éstos pueden ayudar a sobrellevar las restricciones de una cuarentena abundan en los medios de comunicación y se replican en redes sociales.

En este escenario fuera de lo común surge una pregunta relacionada a cómo seleccionamos nuestros alimentos: ¿sabemos realmente qué estamos comprando?

Desde el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), el Área de Alimentos del Futuro entrega en este contexto consejos para lograr una dieta equilibrada, considerando que hay necesidades que se deben satisfacer para una alimentación saludable.

La respuesta para elegir alimentos saludables la entregó la Dra. en Nutrición y Alimentos de INIA, Cristina Vergara, quien señaló que nunca deben elegirse al azar.

“Es muy importante equilibrar precio y calidad, ya que la elección de este tipo de productos podría impactar en la salud, favoreciendo condiciones de riesgo como, sobrepeso y obesidad”, aclaró.

Entonces, agregó la especialista, para llevar una alimentación saludable el primer paso consiste en entender qué es un rotulado de alimento, es decir, aprender a leer y entender la información contenida en el envase del producto, tanto terminado como a granel.

“El rotulado de alimento es la típica etiqueta que tienen los envases de los productos que compramos, la cual no está impresa de casualidad. Al contrario, contiene información acerca de las características del alimento que los consumidores pasan por alto o simplemente no entienden”.

Específicamente, el rotulado incluye la siguiente información del producto:

  • Nombre y contenido neto
  • Productor: razón social, dirección, país de origen, número y fecha de resolución sanitaria
  • Condiciones de producción del alimento: lote, fecha de elaboración y fecha de vencimiento)
  • Condiciones de almacenamiento
  • Listado de ingredientes: incluyendo aditivos y alérgenos
  • Información nutricional: declaración de nutrientes y cuando corresponda declaración de sellos de advertencia

“Sin duda, todos los datos son importantes, pero prestar atención a la declaración de nutrientes del alimento será de gran ayuda en estos momentos que pasamos gran parte de los días en casa, con menos actividad física que de costumbre”.

“Este tipo de datos aparece como ´información nutricional´ y obligatoriamente debe contener: Energía (Kcal), Proteínas, Grasas totales (si el alimento contiene más de 3g de grasa por porción debe declararse, además ácidos grasos saturados, monoinsaturados, polinsaturados, trans y colesterol), Hidratos de carbono, azúcares totales y sodio”, detalló Cristina, quien además agregó que siempre la información nutricional debe describir la porción de consumo recomendada y la información para 100g de producto”.

INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Orden y distribución de la información nutricional en una etiqueta

Porción: 1 cucharadita (15g)
Porciones por envase: Aprox. 13
Cantidad 100 g 1 porción
Energía (kcal) 374 50
Proteínas (g) 1 0,2
Grasa total (g) 30 4,5
-Grasa saturada (g) 10 1,5
-Grasa Monoinsaturada (g) 10 1,5
-Grasa Poliinsaturada (g) 10 1,5
-Colesterol (g) 0 0
H. de C. disponibles (g) 25 3,7
Azúcares Totales (g) 1 0,2
Sodio (mg) 22 3,3

En ese sentido, también es de gran importancia conocer cuando un alimento debe llevar el sello de advertencia. En Chile se encuentra en vigencia, desde el 26 de junio del 2016, la Ley de Etiquetado de Alimentos. Esta regulación obliga a rotular con los sellos “ALTO EN” los alimentos que superan los límites establecidos por la normativa.

 

Otro aspecto a la hora de leer el rótulo del alimento, señaló la Dra. en Nutrición y Alimentos de INIA La Platina, es revisar el listado de ingredientes, porque se lista desde el ingrediente de mayor cantidad hasta el de menor cantidad.

“Este formato permite elegir aquel alimento que contenga como mayor componente el que más interese. Por ejemplo: si compramos una salsa de tomates el primer ingrediente debería ser concentrado de tomates y no agua”.

“De igual relevancia es revisar la fecha de vencimiento del producto, el etiquetado nutricional y los sellos de advertencia que tenga. Asimismo, constatar la información de las condiciones de almacenamiento que requiere cada tipo de producto, pues algunos necesitan refrigeración y otra temperatura ambiente Revisando dicha información, el consumidor podrá realizar un correcto balance al momento de seleccionar su compra”, indicó.

El rotulado de alimentos guía al consumidor en mantener una alimentación saludable, pero, además, es de gran utilidad para aquellas personas que sufren de enfermedades como diabetes o resistencia a la insulina, porque el cuidado debe ser aún mayor.

Las personas diabéticas no deben elegir alimentos con sello alto en azúcares o aquellos que tengan en sus ingredientes sacarosa. En caso de sufrir de sobrepeso y obesidad preferir alimentos sin sello “ALTOS EN” y evitar aquellos que tengan un aporte de energía o calorías excesivo.

En tanto, las personas alérgicas, siempre deben leer la etiqueta del producto, para saber si fue elaborado con ingredientes que no puedan consumir o en líneas de proceso en las que también se elaboran otros alimentos.

“El rotulado de los alimentos es una herramienta de ayuda para el consumidor. Realizar el ejercicio de su lectura y revisión para seleccionar los alimentos se convertirá en un aliado para mantener una alimentación saludable. Para nosotros, como equipo del Área de Alimentos del Futuro de INIA, esto es muy importante”, destacó la investigadora de INIA La Platina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *