Histórico registro: obtienen sedimento marino de 1,3 millones de años del Paso Drake

Gracias a las muestras extraídas en una expedición paleoceanográfica, un equipo de investigadores realizó el primer análisis de alta resolución temporal de los sedimentos del lugar, lo que les permitió determinar la variabilidad en el flujo de la Corriente Circumpolar Antártica. Los resultados fueron publicados en la revista científica Paleoceanography and Paleoclimatology.

Sus aguas son consideradas las más tormentosas del planeta. Sin embargo, no solo es conocido por los fuertes vientos y frecuentes tormentas que azotan a las embarcaciones que intentan cruzarlo, sino que también porque separa América del continente blanco. El Paso Drake es un estrecho pasaje por el que fluye la Corriente Circumpolar Antártica, que es impulsada por los Vientos del Oeste y constituye el sistema de corrientes más grande del planeta, conectando las principales cuencas oceánicas.

En el año 2016, un equipo internacional y multidisciplinario de científicos participó en la expedición PS97 “PaleoDrake”, organizada por el Alfred Wegener Institut (AWI) y liderada por el Dr. Frank Lamy. Tras pasar más de 50 días a bordo del rompehielos alemán Polarstern, los investigadores colectaron diversas muestras de ambientes oceánicos muy poco estudiados por ser sistemas climáticos de difícil acceso. En aquella campaña se logró colectar 30 testigos de sedimentos, los que se obtuvieron aproximadamente a 300 metros del fondo marino del Paso Drake.

Con uno de esos testigos, científicos de instituciones alemanas y chilenas, entre ellas el Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad Austral de Chile (UACh) y el Centro Oceanográfico COPAS Sur-Austral de la Universidad de Concepción (UdeC), realizaron el primer registro de alta resolución temporal y de larga data de la Corriente Circumpolar Antártica en el Paso Drake. Hasta la fecha, el registro más largo no superaba los 65.000 años.

La investigación, publicada recientemente en la revista científica Paleoceanography and Paleoclimatology, abordó el análisis de 1,3 millones de años, el registro histórico de sedimento más extenso a la fecha en la zona. Gracias a él, los científicos determinaron que el flujo de la Corriente Circumpolar Antártica a través del Paso Drake varía en escala glacial – interglacial: durante los periodos fríos fluye más lenta y en las épocas cálidas más rápido.

Los resultados del trabajo proceden de muestras obtenidas en el Frente Subantártico, que fueron analizadas en laboratorio y datadas. A través del scanner rayos X se determinaron sus propiedades sedimentológicas y finalmente su relación con otras variables ambientales.

“El Paso de Drake mide aproximadamente 800 kilómetros de ancho, es el punto más estrecho de la Corriente Circumpolar Antártica y actúa como un cuello de botella con el flujo de la misma. Esta investigación demuestra que los cambios temporales de esta importante corriente se producen siguiendo las variaciones climáticas a escala global”, explica la geóloga y estudiante de doctorado de la UdeC, María Toyos, líder del estudio.

El estudio cobra especial relevancia dado que es la primera vez que se tiene un registro de alta resolución y larga escala temporal de las variaciones de la corriente en la zona sub-antártica, y donde existen pocos estudios geológicos dada la dificultad para acceder a él. A la fecha, en el Océano Austral, solamente existían otras dos investigaciones de similar escala temporal: una al este de Nueva Zelanda (1,2 millones de años) y otra al este de las islas Kerguelen (500 mil años).

Cambio climático

Las variaciones en el flujo de la Corriente Circumpolar Antártica, que conecta todos los océanos y por lo tanto distribuye propiedades polares (como el oxígeno, los nutrientes y la salinidad), pueden afectar el patrón de circulación global.

Estudios recientes han demostrado que el estrés del viento se ha fortalecido significativamente en las últimas décadas y se prevé que continúe haciéndolo en el futuro. Esto podría producir un aumento en el transporte de la Corriente Circumpolar Antártica a través del Paso de Drake y con ello un incremento en el intercambio entre cuencas oceánicas. Los datos obtenidos en esta nueva investigación podrían contribuir a alimentar modelos y mejorar las predicciones de escenarios futuros de cambio climático.

Leer el estudio científico aquí.