Grupos ambientalistas del Biobío protestan ante rechazo de Propuesta de Recuperación Ambiental por parte del Concejo Municipal

En las sesiones del 21 y 24 de agosto el Concejo Municipal de Concepción ha aprobado la propuesta de Asesoría Urbana para la 14ª modificación al Plan Regulador Comunal de Concepción, rechazando completamente la Propuesta Ciudadana de Recuperación Ambiental Urbana Participativa que presentamos como Red de Humedales del Bio Bio.

Nuestra propuesta (https://bit.ly/3hqOHxs) plantea reconocer toda el área del Sitio Prioritario para la Conservación de la Biodiversidad y su entorno, aumentar el área protegida y recuperar zonas del Humedal Paicaví-Tucapel Bajo actualmente degradadas, descartando cualquier nuevo proyecto inmobiliario o de infraestructura vial sobre este, en continuación de la línea de trabajo de protección ecológica e integración social abierta por años de lucha consecuente de las organizaciones socio-ambientales del sector.

Consideramos grave que la administración municipal no haya cumplido estándares mínimos, ni en cuanto a impulsar una participación ciudadana informada, ni en cuanto a la rigurosidad y plazos para analizar las observaciones recibidas, lo que fue reiteradamente mencionado por concejales y concejalas en ambas sesiones, quizás incluso contraviniendo la propia legalidad a la que tanto apelan cuando no quieren escuchar a la ciudadanía.

La propuesta aprobada de Asesoría Urbana conserva una porción menor del ecosistema, pero también da por perdida una gran superficie del humedal y Sitio Prioritario, promoviendo la fragmentación del mismo por medio de nueva vialidad, y su destrucción mediante una zonificación que premia a empresas ecocidas reincidentes como MADESAL. En este contubernio anti-ecológico cabe denunciar además la actitud entorpecedora del MINVU y los destructivos planes de canalización del MOP, que sólo agravan la situación.

Condenamos enérgicamente además el denominado “matonaje” por parte de la empresa VALMAR, que amenazó con acciones legales si el resultado no se acomodaba a sus intereses, práctica ya usual entre las grandes y voraces inmobiliarias para amedrentar a las autoridades electas. Quizás no sea casual entonces que la única observación acogida por el Concejo Municipal fue la del propietario de dicha empresa, para eliminar del texto de la memoria de la modificación, la voluntad de la Municipalidad de canalizar el humedal.    

Como parte del movimiento socio-ambiental vemos que todo avance nace de la movilización, participación y propuesta social. Seguiremos impulsando la conservación y recuperación ambiental y social de todos los humedales amenazados y degradados, así como cambios sociales que permitan defender los reales derechos de las comunidades y naturaleza, y construir la ciudad bajo principios eco-sociales.