Mecánicos de Coyhaique siguen sin trabajar: “El gobernador Oyarzún nos respondió que nos constituyamos como empresa”

Por otro lado, desde la Seremi de Salud los derivaron a la Seremi de Economía, “porque la solicitud no es de su competencia”, respondieron vía oficio al Municipio de Coyhaique.

“Sentimos que se están burlando de la nosotros”, afirmaron los cerca de 40 trabajadores del rubro mecánico tras la respuesta que les entregó el gobernador de Coyhaique, Víctor Oyarzún ante la solicitud de facilitar un permiso similar al de los limpiadores de caño, para concurrir a sus talleres y generar ingresos ante la compleja situación económica que están pasando junto a sus familias debido al cierre de sus espacios por la cuarentena.

Al respecto, el vocero del grupo de trabajadores que se organizó para levantar esta solicitud a las autoridades locales, Santos Márquez, comentó que “tras la carta que hicimos llegar al gobernador de Coyhaique, Víctor Oyarzún y plantearle la necesidad que tenemos los trabajadores del rubro mecánico de contar con un permiso para retornar a nuestros talleres ante la falta de ingresos económicos.

“Al día siguiente, nos respondió que podíamos constituirnos como empresa para obtener salvoconductos colectivos. Lo que no nos conviene y siendo cerca de 40 personas en nuestra mayoría informales, nos parece una burla”.

“La única autoridad que ha tenido interés en colaborar para solucionar esta situación ha sido el alcalde Huala y el Concejo Municipal. El día jueves, oficiaron a la Seremi de Salud, la que respondió que lo que nos inquieta y estamos pidiendo no le compete a su cartera, derivando al municipio a revisar el tema con el Seremi de Economía”, explicó el dirigente.

“Esperamos que sea quien sea, nos puedan dar una respuesta clara y ojalá alguna solución, nuestras familias e hijos no pueden seguir esperando, la situación nos tiene mal tanto en lo económico como en lo anímico y sentimos que se burlan con este tipo de cosas”, manifestó Márquez.

Finalmente, el grupo de trabajadores confirmó que no descartan movilizarse ante las respuestas que desde el gobierno les han entregado, manteniéndose a la espera de otra eventual propuesta que pueda permitirles trabajar y llevar el sustento que en meses no han tenido a sus hogares.