Árboles nativos darán vida a la nueva Plaza El Santo, en Tomé

Este espacio forma parte de un programa comunitario de Arborización que la Corporación desarrolló en conjunto con el municipio y los vecinos del sector.

Durante el mes de septiembre la Corporación Nacional Forestal (CONAF) inició el trabajo de establecimiento de árboles nativos en la Plaza El Santo, en la comuna de Tomé, labor realizada en conjunto con el municipio y la junta de vecinos de dicho sector.

Luego de varias jornadas de plantación y arreglos en el lugar, la plaza fue entregada oficialmente a la comunidad. Este trabajo forma parte de un proyecto comunitario regional llevado adelante por Conaf y que se inserta dentro del Programa de Arborización que la institución desarrolla en todo el país.

El jefe provincial de Conaf Concepción, Ignacio Espina, explicó que este proyecto nació de la labor que por años la Corporación ha realizado en materia de prevención de incendios forestales en el sector El Santo, donde los vecinos en varias oportunidades manifestaron la necesidad de contar con una plaza. 

“Esta iniciativa surgió hace un par de años atrás desde la Unidad de Prevención de Incendios Forestales (UPIF) donde, luego de su trabajo continuo con las juntas de vecinos del sector y el club deportivo, nuestros profesionales detectaron que la falta de áreas verdes y espacios recreativos era uno de los factores que influía en la alta ocurrencia de incendios forestales del sector. Es por ello que, Conaf Concepción comenzó a  trabajar en la elaboración de esta plaza con la finalidad de crear este nuevo pulmón verde para el sector”, precisó.

Agregó que, a través del Programa de Arborización, se definió el desarrollo de este programa comunitario, el cual quedó establecido en un convenio de colaboración con el municipio.

En el lugar se plantaron más de 260  árboles de especies como como lingue, laurel, pitao, notro, coigüe, roble, raulí, maqui, olivillo y patagua.

Durante la entrega oficial de la plaza, que contó con la asistencia de representantes de la Municipalidad de Tomé, del club deportivo El Santo y algunos vecinos del sector, se tomaron todos los resguardos exigidos por la autoridad sanitaria en el marco de la pandemia.

Para Pamela Concha, presidenta de la junta de vecinos sector 4, esta plaza viene a sellar un trabajo que por años ha realizado Conaf junto a su comunidad: “Llevamos años trabajando en materias relacionadas a la prevención de incendios forestales, realizando acciones como líneas de limpieza para prevenir que el fuego llegue a las casas y hacia los cerros, y plantaciones de árboles en varias calles de nuestro sector. Hoy realizamos en conjunto esta plaza con la finalidad de dar un área verde a El Santo, algo que no existía anteriormente”.

Por su parte, Carlos Valladares, presidente de la junta de vecinos del sector 3, manifestó su agradecimiento a la Corporación, “ya que, hace muchos años que se está trabajando en El Santo, debido a que es uno de los sectores con mayor cantidad de incendios forestales, y junto con siempre participar de las reuniones informativas que se hacen, ahora como vecinos nos involucramos en este proyecto de la plaza. Agradecemos enormemente todos los recursos, tanto materiales como humanos, que se entregaron para que nuestro sector quede más bonito”.

El Programa de Arborización, en el cual se enmarca el establecimiento de esta plaza, busca promover la generación de servicios ecosistémicos mediante el fomento del arbolado, parques urbanos y periurbanos en Chile, considerando el uso de plantas con valor patrimonial y cultural, contribuyendo a la difusión de sus beneficios que proporcionan a la sociedad para mejorar la calidad de vida de la población.

Cabe destacar que Tomé forma parte de las 20 comunas críticas en ocurrencia de incendios forestales en las que se desarrolla el programa “Prevención de Incendios Forestales en Zonas de Interfaz”, financiado por el Gobierno Regional. El objetivo de este programa es realizar un trabajo constante en materias de prevención de incendios forestales junto a los vecinos que viven en las zonas de interfaz, con el fin de disminuir el impacto social, ambiental y económico que producen los incendios forestales.