Seremi de Medio Ambiente solicita a la UACh información del estado del humedal del río Cruces frente a denuncia por contaminación de empresa Arauco

Frente a los hechos denunciados por la Agrupación Ciudadana Acción por los Cisnes, relacionados a la disminución de Luchecillo (Egeria densa) en el Santuario de la Naturaleza Río Cruces y Chorocamayo – Sitio Ramsar Carlos Anwandter (SN-SR), la Secretaría Regional Ministerial del Medio Ambiente, de la región de Los Ríos, informa que, “como institución del Estado, ha mantenido una preocupación constante por el estado del área protegida”.

En este contexto, ha utilizado siguientes mecanismos para ello, “ejerciendo rol de supervigilancia a través del  Consejo Consultivo del SN-SR; participando en el directorio del Centro de Humedales Río Cruces (CEHUM) y apoyando a la Dirección General de Aguas en el monitoreo asociado al proceso de elaboración de las Normas Secundarias de Calidad Ambiental para la Protección de las Aguas Continentales y Superficiales de la cuenca del Río Valdivia”.

Asimismo,  “trabajando  en lograr poner en vigencia las Normas Secundarias de Calidad Ambiental del río Valdivia; y participando del Consejo Científico Social (CCS) los años 2013 y 2014, instancia convocada por el Consejo de Defensa del Estado y conformada para apoyar el diseño las medidas reparatorias del humedal del Río Cruces”.

El 27 de julio del 2013, el Primer Juzgado Civil de Valdivia emitió un fallo de primera instancia  en el cual concluyó que ha sido probado el cambio drástico ocurrido en el Humedal del Río Cruces durante el 2004 y la responsabilidad en ello de la Planta Valdivia de ARAUCO. La empresa acató el fallo en primera instancia y con esto se obliga a implementar una serie de medidas para reparar el daño ambiental del humedal entre ellas la medida 1; Diagnóstico Actual del Humedal, y la medida 3, correspondiente al Monitoreo Constante.

Uno de los objetivos de la medida 3 es integrar el conocimiento ecológico local con los estudios de los componentes abióticos y bióticos del medio acuático, a fin de integrar diferentes actores en el seguimiento del estado ambiental del humedal del río Cruces y sus tributarios.

Asimismo, el documento explicita las orientaciones entregadas por el CCS para el desarrollo de las medidas, que en relación al uso de la información obtenida del monitoreo explicita lo siguiente:

“El monitoreo debe tener instancias de evaluación de los datos y difusión pública de los resultados. Se espera que sus conclusiones puedan, además de describir el estado del humedal, proponer cursos de acción que contribuyan al objetivo de preservar y restaurar.

La información del monitoreo (datos e interpretación de ellos) será entregada al “Centro de Investigación de Humedales” (medida 4)  y será de carácter pública”.

Respecto del manejo de la información, en su punto IV, el documento señala que “El programa de monitoreo contará con un exhaustivo proceso de curatoria con el fin de clasificar, destacar e ir representando los datos que sean relevantes para diferentes líneas de acción. De este modo, se generará información que pueda ser consultada por los diferentes actores sociales interesados en la conservación del ecosistema del humedal (…) Esta información quedará disponible como un repositorio en un portal WEB, tanto en formato Excel como en sistema de información geográfica SIG, insumo directo para el Centro de Investigación de Humedales”.

Por otro lado, en los puntos VII, VIII y X, se compromete capacitación, difusión y participación de una contraparte técnica.

Respecto de la capacitación se expone: “Se considera la realización de dos talleres anuales entre los ejecutores del monitoreo y otros actores, representando a las comunidades aledañas al humedal, la ciudadanía valdiviana, establecimientos educacionales certificados ambientalmente, entidades públicas y privadas, además de ONG”.

“En estos talleres se revisarán de modo constante los métodos de muestreo y los resultados de las diferentes líneas de acción llevadas a cabo en el monitoreo, mejorándolas e identificando temáticas parcialmente consideradas que puedan tomar preponderancia bajo las condiciones cambiantes de los sistemas naturales”.

“De esta forma, el monitoreo tendrá un componente importante de retroalimentación adaptativa, lo que le permitirá asegurar la pertinencia y relevancia de la información recolectada”.

Respecto de la difusión de la información, la medida suscribe: “Independiente que este tipo de actividades sea uno de los objetivos del Centro de Investigación de Humedales, se difundirá periódicamente los resultados del monitoreo; esto se realizará a través de un portal electrónico y por medio de cápsulas audiovisuales dirigidas a diferentes usuarios”.

Respecto de la Contraparte Técnica, la medida suscribe, “El Programa de Monitoreo contará con una contraparte técnica que se reunirá semestralmente con los investigadores del Programa, para conocer los resultados y avances del mismo, como asimismo para retroalimentarlo con información nueva e inquietudes. Esta contraparte técnica debiera ser conformada por la SEREMI del Medio Ambiente y de Agricultura (CONAF, SAG, INIA)”.

Para llevar a cabo lo expuesto anteriormente, la empresa Celulosa Arauco y Constitución S.A. y la Universidad Austral de Chile subscribieron un Convenio Marco para el Estudio y Diagnóstico del Humedal Rio Cruces. En dicho documento se establece:

6.2 Las partes declaran que los informes que se definen en el Anexo 3 serán de público conocimiento.

6.3 En caso de conflicto entre lo dispuesto en esta cláusula y lo señalado en la cláusula décima, prevalecerá lo indicado en esta última, con excepción del derecho de acceder a la información e informes por el Consejo de Defensa del Estado y los organismos públicos dependientes de los ministerios del Medio Ambiente, Salud y Agricultura, o superintendencias que fiscalicen o puedan fiscalizar el funcionamiento de la Planta Valdivia de Arauco o las emisiones de la misma.

Respecto del requerimiento de información, el convenio suscribe en su punto décimo segundo, “Las partes acuerdan que durante la ejecución del Estudio y con posterioridad a su conclusión, el Consejo de Defensa del Estado y los organismos públicos dependientes de los ministerios del Medio Ambiente, Salud y Agricultura, o superintendencias pertinentes, podrán requerir toda la información relativa al estado del Estudio y a los avances que vaya presentando el mismo, directamente a la Universidad, a través del coordinador de este convenio. La Universidad deberá proporcionar dicha información en un plazo no superior a 10 días, enviando una copia de la solicitud y de la información entregada a Arauco”.

En este marco, la Secretaría Regional Ministerial ha solicitado los informes y las bases de datos detalladas del monitoreo en cuestión, en diversas oportunidades desde el año 2017. Entre ellas, solicitudes por correos electrónicos, llamados telefónicos y oficios.

El 22 de  noviembre del 2018, a través del ORD N° 425, la Seremi del Medio Ambiente solicita antecedentes técnicos de avances, datos de terreno y resultados de las medidas resueltas,  al Consejo de Defensa del Estado, quienes reportan la información con la que contaban a ese momento, no encontrándose las bases de datos de muestreos en terreno de parámetros físico-químicos del diagnóstico y monitoreo, líneas base de fauna y flora que complementan estos estudios y la cartografía donde fueron tomadas las muestras con sus puntos y coordenadas.

Los datos solicitados son de suma importancia ya que son necesarios para analizar la información ambiental desde distintas perspectivas. Contar con las bases de datos y la cartografía permite precisar el análisis del estado ecológico, poner a prueba distintas hipótesis, relevar aspectos de la evaluación ambiental no considerados, hacer análisis interpretativo de la información, complementar la información con otras bases de datos, etc. Así como para establecer la variabilidad espacial y temporal entre sitios de muestreos y periodos específicos.

En julio del 2020, a través del OF. ORD. N° 134 del 20 de julio de 2020, la SEREMI del Medio Ambiente, solicitó al Consejo de Defensa del Estado los informes, bases de datos y cartografía de las medidas de la Sentencia del Primer Juzgado de Civil de Valdivia.

El Consejo de Defensa del Estado, mediante OF. ORD. N° 674-2020 del 22 de julio de 2020, instruye a la Universidad Austral de Chile entregar la información solicitada, directamente a la SEREMI del Medio Ambiente. A la fecha, este oficio no tiene respuesta formal.

El 28 de octubre del 2020, CONAF nos informa vía correo electrónico a todos los miembros del Consejo Consultivo del SN-SR que han detectado en algunos sectores del área protegida la desaparición y desprendimiento de la macrófita Luchecillo (Egeria densa). Luego, con fecha 3 de noviembre CONAF nos reporta mayores antecedentes en sesión del Consejo Consultivo.

Posterior a esto, se informa a la Superintendencia del Medio Ambiente sobre la situación, organismo que a partir de ese momento ha estado analizando datos en el marco de la RCA de la planta de celulosa de Arauco, no encontrando ninguna anomalía a la fecha.

A su vez, como Consejo Consultivo del SN-SR citamos a reunión extraordinaria el 6 de noviembre del presente, con representantes de Celulosa Arauco Valdivia, a fin de exponer esta situación, y tratar el tema de la continuidad y efectividad del Monitoreo Ambiental.

En dicha reunión, los representantes de la empresa manifestaron no tener respuesta para la situación que está ocurriendo en el Santuario de la Naturaleza. A esta reunión se cita al representante del equipo científico de la UACh para exponer información sobre el monitoreo ambiental, quien se excusa de participar explicando que aún no está finalizado.

El viernes 27 de noviembre, la SEREMI del Medio Ambiente recepcionó parte de la información requerida a través del Ord N° 1148-2020 del Consejo de Defensa del Estado, donde se entregan parcialmente datos sobre el Estudio de Diagnóstico y Monitoreo en el SN-SR, facilitados por la empresa Arauco al CDE, declarando este último que se encuentra a la espera de la respuesta de la autoridad universitaria concerniente al asunto.

Dicha base de datos carece de la información cartográficas, así como información sobre abundancia de macrófitas en el área, lo que hemos reportado hoy al CDE, solicitando además apoyo para contar con información actualizada a la fecha y de manera urgente dada la situación que está ocurriendo en el humedal.

Con estos antecedentes, como SEREMI del Medio Ambiente hemos realizado las gestiones para que la información actualizada del estado del humedal del río Cruces sea presentada en los entes colegiados que ya se encuentran conformados y tienen pertinencia en estos asuntos. Por ello, mañana martes 1 de diciembre, el Consejo Consultivo del SN-SR se reunirá de forma extraordinaria para analizar los datos con los que se cuenta actualmente y solicitamos  formalmente una presentación de la información reciente respecto al estado del humedal del río Cruces a la UACh.

Además, el día jueves 3 de diciembre, nuevamente se reunirán titulares y profesionales de la SEREMI del Medio Amiente, Superintendencia del Medio Ambiente y el Servicio de Evaluación Ambiental, para analizar los datos recientemente entregados y disponer de las acciones que se deben ejecutar para esclarecer las causas de la situación denunciada y velar por el cumplimiento de la sentencia del Primer Juzgado Civil de Valdivia del año 2013.

Posteriormente, nos reuniremos como directorio del CEHUM el próximo viernes 4 de diciembre, donde hemos solicitado al representante del equipo científico de la UACh, a cargo de la medida 3 antes mencionada, exponga la situación y los datos recogidos hasta ahora.

Finalmente, cabe mencionar que para tomar decisiones acertadas, planificar acciones y mantener informada a la ciudadanía respecto a cómo enfrentar la situación que se ha evidenciado en el SN-SR, es necesario contar con los datos, lo más actualizado y completo posible. Dada la importancia de contar con esta información, en los formatos adecuados para su trabajo tanto en bases de datos y en Sistemas de Información Geográfica, hacemos un llamado a cumplir los compromisos adquiridos y con esta contribución evitar daños y detrimento del medio ambiente junto a los perjuicios sociales que esto implica.