Aprovechamiento de residuos orgánicos en Chile y cómo Alemania puede contribuir desde la experiencia

La Cámara Chileno-Alemana de Comercio e Industria organizó una mesa de trabajo con especialistas de Chile y Alemania, todo bajo el marco de un proyecto de Economía Circular. En la actividad se conocieron los planes a mediano plazo que tiene en carpeta el Ministerio de Medio Ambiente.

¿Cómo aprovechar los residuos orgánicos en Chile? Ese fue el eje sobre el cual giró el segundo “round table” que organizó CAMCHAL, Cámara Chileno-Alemana de Comercio e Industria, y que se concretó gracias al trabajo de su equipo de Economía Circular. La actividad, en la que participaron representantes del mundo público y privado tanto de Chile como de Alemania, permitió conocer los planes que tiene el Gobierno de Chile en torno a aprovechar este tipo de residuos para evitar que terminen en el vertedero y la experiencia alemana en esta materia.

Gracias a la exposición del representante de la Oficina de Economía Circular del Ministerio de Medio Ambiente, Pablo Fernandois, los participantes tuvieron la posibilidad de profundizar respecto a cuáles son las metas que tiene el Gobierno de Chile en torno al aprovechamiento de los residuos orgánicos.

El especialista explicó que la idea es “impulsar un Programa de Residuos Orgánicos del Ministerio de Medio Ambiente, respaldado por distintos órganos, como una Secretaría Ejecutiva Nacional que cuente con el apoyo de un Comité Asesor Nacional, incluyendo al sector privado en esta etapa”.

Con ello, la idea es fomentar la separación de desechos a nivel domiciliario e industrial, de tal forma de conseguir que para 2040 cerca de 58% de los restos orgánicos puedan ser recogidos; 26% de la población sea capaz de tener un lugar especial para los envases y embalajes; y que solo 16% de la basura pueda ser identificada como residuos no valorizados.

Al conseguir esto, se puede aprovechar los recursos orgánicos para productos como el compost, insumo para la lombricultura o, incluso, como base para la producción de harina proteica útil para la crianza de salmones.

En la exposición de Fernandois, además, se dieron varios ejemplos de los beneficios que genera el aprovechamiento de este tipo de residuos, tales como el ahorro en la recolección, transporte y eliminación de desechos, la disminución de la carga de los rellenos sanitarios y la mayor disposición de productos fertilizantes en el mercado.

Por último, el expositor además declaró que a largo plazo la idea es crear una Agencia de Economía Circular, que pueda ser financiada con recursos públicos y privados, tanto a partir de marcos legislativos tales como la Ley REP, fondos concursables, fondos estatales como el de Fomento al Reciclaje y otros. También sostuvo que un plan como ese debe incluir el concepto de la educación a la ciudadanía y el trabajo interrelacionado con otros organismos y departamentos estatales, además de la aplicación de ciertos impuestos.

Experiencia alemana

La exposición de Fernandois generó una extensa conversación entre representantes del mundo público y privado alemán, quienes no dudaron en realizar preguntas, aportes y comentarios sobre la exposición.

Entre ellos destacaron las intervenciones de Uwe Becher, Gerente General de Altatec; Guido Wallraven, director del proyecto de la “Comunidad de Clima Saerbeck” de Klimakomune Saerbeck; y Christoph Lammen, Coordinador Regional del Programa “Escuela del Futuro”.

La conversación resultó útil para que la experiencia alemana pudiera aprovecharse en relación con los objetivos que planteó el representante del Ministerio de Medio Ambiente de Chile. Así al menos lo declaró Annika Schüttler, Project Leader Energy, Mining and Sustainability y líder del equipo de Economía Circular de CAMCHAL.

 “Alemania cuenta con una amplia experiencia en la gestión de residuos, sobre todo los orgánicos, habiendo logrado instalar un sistema de recolección y separación de los residuos, además de fomentar una cultura de separación de la basura en la ciudadanía, lo cual hasta el día de hoy no está exento a ciertos desafíos para lograr una buena separación en origen”.

“Los residuos orgánicos son aprovechados tanto para la generación de compost como también para insumos de otros productos que también son aprovechados por la agricultura, acuicultura y otros sectores productivos. Por lo mismo, creemos que compartir esa experiencia puede ser muy relevante, sobre todo considerando que Chile está recién iniciando dicho camino”, sostuvo Schüttler.

Asimismo, la especialista agregó que “el respaldo de la empresa privada ha sido vital para la experiencia alemana, por lo que vemos con buenos ojos la integración que está planteando el Ministerio de Medio Ambiente respecto a esta materia”.

Cabe mencionar que CAMCHAL está organizando periódicamente mesas de discusión de Economía Circular, encuentros en los que se puede participar en forma gratuita como oyente, en la modalidad de escucha. Todos los detalles pueden conocerse en https://chile.ahk.de/es/.