Por un Chile Sin Plásticos: ONG ambientalista llama a supermercados a ofrecer alternativas a los plásticos de un solo uso

 “Si bien celebramos lo sucedido esta semana en la Cámara de Diputados,  el cambio sistémico se logrará cuando se entienda que la responsabilidad es compartida, y que, mientras los supermercados no entreguen a sus clientes alternativas a los plásticos de un solo uso, será muy difícil realizar una transformación profunda”.

Esta fue la declaración que hizo Greenpeace a días de aprobarse  el proyecto que regula los plásticos de un solo uso y que busca prohibirlos en establecimientos que venden alimentos y bebidas.

Este señala en concreto que si una persona consume un producto al interior de un establecimiento, quien lo comercialice no podrá entregar productos que puedan ser utilizados solo una vez -cualquiera sea el material por el que esté compuesto- y solo se podrán facilitar recipientes reutilizables. En el caso de los deliverys, se prohíbe que los alimentos sean entregados en envases desechables a menos que se trate de plásticos compostables certificados o de otros materiales distintos al plástico. Además, se regula la entrega de recipientes para los deliverys y la producción de botellas plásticas.

“Si bien es un avance, creemos que debemos ir más allá. Este es un trabajo que debe ser impulsado, tanto a nivel institucional como a nivel de corporaciones. Las cifras hablan por sí solas. El uso medio de una bolsa de plástico es de 15 minutos mientras que tarda cientos de años en degradarse y así pasa con casi todos los productos de un solo uso, como envases, botellas o  bombillas. No sólo es cuestión de reutilizar y reciclar, sino de reducir su consumo y buscar alternativas”, afirma Soledad Acuña, vocera de Chile Sin Plásticos de Greenpeace.  

En Chile el consumo de plástico por persona en promedio al año es de 51 kg. Asimismo, en el país, hay un consumo aparente anual de 323.776 toneladas de envases plásticos de los cuales se recicla sólo 14.721 toneladas, lo que corresponde a un 4,5%. Por esto, la mayoría de los residuos plásticos termina en vertederos y rellenos sanitarios legales e ilegales, o directamente en ecosistemas.

La campaña Chile Sin Plásticos de la ONG ambientalista (https://chilesinplasticos.cl/) contó con la participación de 40 figuras públicas y  más de 100 mil personas ya firmaron, exigiendo al Ministerio de Medio Ambiente que regule la producción, comercialización y distribución de plásticos de un solo uso.