Comisión de Libertad Condicional de Concepción rechaza solicitud de pederasta por riesgo de reincidencia

La comisión –que funcionó entre el 8 y 16 de abril mediante la modalidad de videoconferencia- estuvo presidida por la ministra de la Corte penquista Nancy Bluck Bahamonde e integrada por los jueces del Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Concepción, Selín Figueroa Araneda y Georgina Solís Morgado; del Juzgado de Garantía de Concepción, Juan Domingo Pinochet Tejos y del Juzgado de Garantía de Talcahuano, Antonia Godoy Medina. La secretaria (s) de la Corte penquista, Irene Rodríguez Mora, actuó como ministra de fe.

El trabajo de la comisión está regido por el Decreto Ley N° 321, modificado por la ley 21.124 -que entró en vigencia el 18 de enero de 2019- que establece como requisitos para postular al beneficio de la libertad condicional, haber cumplido la mitad de la condena y dos tercios en el caso de condenas por delitos graves; presentar una conducta intachable en el establecimiento penal, y contar con un informe de postulación psicosocial elaborado por un equipo profesional del área técnica de Gendarmería.

El principal cambio al trabajo de la comisión este semestre es el que produjo, el 17 de septiembre pasado, con la entrada en vigencia del reglamento del Decreto Ley N°321 que determina que estos órganos deben detallar fundadamente en sus informes si los postulantes cumplen o no cada uno de los requisitos, debiendo prestar especial consideración a la posible resocialización desglosada en los informes psicosociales.

“Estoy muy satisfecha con el trabajo  de la comisión. Los magistrados que me han acompañado han hecho un trabajo muy serio, muy profundo, muy acucioso. De tal manera, creo que pese a que es un trabajo arduo, el cumplimiento en cuanto a la que la ley nos mandata resulta ampliamente satisfactorio”, indicó la ministra Bluck.

Con respecto a la revisión de la postulación de Carlos Silva Valenzuela, condenado por violación con homicidio de un menor de edad, hecho ocurrido en Coelemu, en 1998, el rechazo de la comisión fue unánime.

“Se tuvo especialmente en cuenta que según la información proporcionada en los informes de Gendarmería había una alta probabilidad que el interno en el régimen de medio libro no adhiriera a un programa de intervención, lo que es indispensable porque hay riesgos de reincidencia en varias áreas, por ejemplo, en manejo de la ira, en autocontrol, en resolución de conflictos”, puntualizó la ministra Bluck.

Agregó que: “En los informes se estableció que, pese al tiempo que lleva recluido, no identifica los factores de riesgo de su comportamiento y que, además, casi no tiene apoyo familiar, por lo que la unión de todos esos elementos hizo considerar a la comisión que el riesgo de reincidencia era muy alto”.