AGOP pide al Gobierno se pronuncie sobre protección de la industria chilena del acero frente a competencia desleal

Ante el anuncio de un eventual cierre de la Compañía Siderúrgica Huachipato en diciembre y el inicio de despidos de sus trabajadores, la Agrupación de Organizaciones Productivas del Biobío, AGOP, solicitó formalmente al Gobierno un pronunciamiento sobre la necesaria protección a la industria nacional de acero que se encuentra bajo ataque por parte de productores internacionales, que colocan el producto en el mercado chileno un 40% más barato.

AGOP, que está integrada por Asexma Biobío, Asem, CChC Concepción, Corma Biobío – Ñuble, Irade, Pescadores Industriales del Biobío, Pymemad y la Unión de Gremios Pymes Biobío, pidió a las autoridades y parlamentarios locales intervenir ante el gobierno central y lograr que se apliquen salvaguardias al acero importado y así tomar medidas concretas para evitar los enormes impactos sociales y económicos que significaría el cierre de la siderúrgica de Huachipato.

La multigremial, que representa a los principales gremios productivos de la Región del Biobío, dijo que las declaraciones del gerente general de la compañía, César Garrido, ante el Gobierno Regional, son un llamado de auxilio para una de las empresas que más prosperidad ha traído a esta región durante décadas y cuya instalación generó un cambio en la matriz productiva local. “Es urgente suplir la falta de políticas públicas que protejan nuestra industria y a las regiones que se empobrecen día tras día”, afirmaron.

“¿Qué falta para que Santiago entienda la crisis que se vive en regiones y que no da para más? El cierre de Huachipato generaría un daño irreparable a la industria local, profundizaría la crisis económica en la decena de encadenamientos productivos vinculados a CAP Acero y generaría un efecto feroz en las cerca de 20 mil familias que dependen de la siderúrgica, directa e indirectamente”, señalaron.
Esta realidad solo profundiza el deterioro sistemático del que estamos siendo testigos silenciosos y que se suma a los recientes cierres del aserradero Horcones II de Arauco, a la planta de Fanaloza en Penco y al centenar de Pymes prestadoras de servicios y proveedoras de la industria local.

Desde AGOP hemos sido enfáticos en solicitar a las autoridades nacionales y regionales, a nuestros parlamentarios que tomen medidas de corto, mediano y largo plazo, que frenen la “caída libre” que enfrenta la economía en la Región del Biobío, otrora polo de desarrollo productivo del sur de Chile.

El Biobío requiere con urgencia ser escuchado y tener respuestas concretas, oportunas y eficientes para delinear el futuro de este territorio.

61 lecturas

leave a reply