Barrio Flotante de Valdivia: energía sustentable en Los Ríos

La utilización de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) en Chile tienen en Valdivia a un referente obligado: el Barrio Flotante, estructura que alberga el Transporte Fluvial Sustentable (TFS), empresa local que propone un modelo de funcionamiento basado en energías alternativas no contaminantes, ofreciendo la opción de navegar por los ríos de Valdivia a bordo de embarcaciones silenciosas alimentadas por energía solar.

Ubicado en el sector Costanera de la Ciencia, frente al Centro de Estudios Científicos (CECs) de Valdivia, en el Barrio Flotante, estación demostrativa de energías sustentables y sistema de transporte público fluvial, se encuentra el pub restaurante Bistró junto el muelle de zarpe de las naves que integran la flota, que funciona en base a energía solar, al igual que el complejo.

El Barrio Flotante y el TFS en su conjunto fueron construidos en el astillero Alwoplast, a cargo del diseño y desarrollo de la tecnología aplicada. “Tenemos una empresa bien trazada, donde el Barrio Flotante y TFS en particular están pensados en una lógica de la cultura B, que estamos promoviendo, incentivando a que la gente deje el auto en casa o se estacione cerca de algún muelle, y se transporten al centro de Valdivia por el río”, señala Raúl Cortés (32 años), gerente de operaciones de la empresa.

Construida sobre tres octágonos, la estructura alberga plataformas de acceso, oficinas, una cafetería, terrazas exteriores y servicios higiénicos diseñados con sistemas de tratamiento de aguas residuales mediante bacterias. “El resto se complementa con terrazas flotables, que cuentan con flotadores y estabilizadores con cubos de ripio en su interior, para que la presión del oleaje y las mareas no interfieran en la estabilidad del complejo”, explica. 

Para el 2018 esperan ampliar el Barrio con dos embarques de pasajeros, pudiendo tener el 100% de las embarcaciones operativas, y creando nuevos proyectos, acoplando estructuras al Barrio Flotante: “Es posible desarrollar muchos proyectos sobre el agua, y afortunadamente tenemos espacio para construir más, dependiendo de cómo continúen las operaciones y el apoyo que logremos conseguir de empresas privadas y eventualmente de servicios públicos”.

Las embarcaciones que integran la flota del TFS navegan hacia el sur por el río Valdivia y por el canal Haverbeck, dando la vuelta completa a la Isla Teja por el río Cruces, además de otros recorridos: “Ahora estamos abriendo nuevas rutas, queremos conocer la Selva Valdiviana desde el agua, y hemos navegado por los ríos Tornagaleones, Angachilla y Las Canteras”, precisa Raúl.

Tecnología ecológica

El proyecto nace como resultado de la iniciativa de Alexander Wopper, empresario alemán radicado en Chile desde 1989, propietario de astilleros Alwoplast, a cargo del diseño y construcción del Barrio Flotante y naves que integran Transporte Fluvial Sustentable.

Las embarcaciones que componen la flota están construidas con materiales compuestos de fibras y polímeros de alta densidad, en una sola gran pieza, “son embarcaciones mono casco, no tienen soldaduras ni remaches en su interior, lo que permite que sean imposible de hundir, podemos incluso volcarnos y aún así los solares se mantendrán a flote, por eso el uso del chaleco salvavidas es opcional en temporada baja gracias a una autorización expresa de la Capitanía de Puerto de Valdivia”, precisa Raúl Cortés. 

La flota del TFS totaliza cinco embarcaciones: Solar I, II y III, el Sea Bus II -siendo esta embarcación un clon de los solares pero con motor diesel- y el Catamarán Aguas Verdes. Este último bote tiene una capacidad para 26 personas, cuenta con cocina y baño a bordo y será destinado durante esta temporada a navegaciones hacia la Bahía de Corral y recorridos turísticos por la Selva Valdiviana.

La diferencia con otras naves que funcionan con motores convencionales, explica, radica en su rendimiento en relación a otros petroleros: “por ejemplo, la lancha de la Armada consume 600 litros de funcionamiento por hora, mientras que nuestro Sea Bus gasta 8 litros al día, entonces, aún cuando tenemos embarcaciones con motores diesel, siguen siendo de alto rendimiento y menos contaminantes”.

El TFS funciona durante todo el año. Diariamente comienzan a navegar desde las 9:00 h de la mañana y hasta la puesta de sol. En invierno recalan sus botes a las 18:00 h y en verano pasadas las 20:00 h de cada tarde.

Recorridos sustentables

Para quienes quieran recorrer los ríos de Valdivia y apreciar la fauna silvestre que habita los humedales, el Transporte Fluvial Sustentable resulta ideal, dado que una de las ventajas que ofrece la energía fotovoltaica es la ausencia de motores de combustión, que además de contaminar el río con petróleo, generan contaminación acústica, que asusta a los animales y los aleja de los visitantes: “nuestras embarcaciones no tienen ningún tipo de emisión contaminante, tienen motores 100% eléctricos; son botes silenciosos, no contaminantes y amigables con el ecosistema”, precisa.

Dependiendo del recorrido que se haga, hay varios hitos a destacar: “Hacia el norte lo que prima es el desarrollo urbano del río de Valdivia, además de nuestra maravilla tecnológica llamada puente Cau Cau, por eso optamos por potenciar más destinos que están en aguas abiertas, ya que la fauna silvestre del estuario del río Cruces no arranca de nosotros, porque no llegamos metiendo ruido ni generando olas ni gases”, destaca.

Para los valdivianos, la empresa ofrece transporte a los estudiantes, funcionarios y académicos de las universidades que cuentan con muelles habilitados -USS y UACh-, por un valor de $500 pesos, “reduciendo el tiempo de desplazamiento por el puente Calle-Calle y el Pedro de Valdivia hasta en un 80%”.

En TFS el horario punta es entre las 12:00 h y las 15:00 h, “porque mucha gente que trabaja en el centro de Valdivia y vive en la Isla Teja se transporta con nosotros en el muelle Los Castaños, almuerzan con su familia y después van de vuelta a su trabajo. No pierden su cupo de estacionamiento y no tienen que sufrir el taco del puente Pedro de Valdivia en ese horario”

Complejo sustentable 

“El restaurante obtiene agua desde el río, potabilizándola mediante un tratamiento desalinizador alcalino, las cargas bacteriales se limitan por osmosis inversa y con luz ultravioleta, volviéndola apta para el consumo humano”, explica el gerente de operaciones de la empresa.

“La luz eléctrica se obtiene de los techos del barrio, que está cubierto con paneles foto voltaicos, es un sistema cerrado de producción 100% sustentable, que se calienta con plantas de energía térmica solar”, precisa.

En relación a los baños, explica, “las aguas grises se van a una planta de proceso con raíces de bambú y plantas acuáticas, donde quedan todos los restos biológicos y pedacitos de papel, que no se descargan al río; mientras que las aguas negras van a un reactor biológico con bacterias que se encargan de comer y disolver los lodos, luego pasan por otro tratamiento, y recién entonces se descarga al río nuevamente el agua”.

Muelles de Valdivia

Raúl Cortés detalla que los muelles que hay en Valdivia, construidos por el municipio el año 2015, y que no han podido utilizarse debido a fallas estructurales, “están desarrollando un proceso de mejora y reposición de lo que se ha dañado en estos años”. La remodelación de la costanera incorpora muelles de embarque de pasajeros, “que tienen que diseñarse de acuerdo a los nuevos estándares urbanísticos de Valdivia”, acota. “Habrá un rediseño completo del borde río, y en este contexto, creemos que es fundamental la construcción de muelles de embarque de pasajeros, no solamente para nosotros como TFS, sino para otros operadores también, ya que si en algún momento no llegamos a dar abasto, sería fantástico, porque así estamos demostrando que iniciativas como esta son pertinentes en una ciudad fluvial como Valdivia”, afirma.

El municipio de Valdivia está haciendo un estudio de los muelles y trabajando en la materia. “Esperemos que la Dirección de Obras Portuarias (DOP) y el Ministerio de Obras Públicas (MOP) apoyen el proyecto, y que tengamos finalmente una red de muelles operativos para Valdivia”, concluye.

Barrio Flotante: devolviendo la energía a Valdivia

El TFS permite transportar pasajeros del transporte público y turistas en recorridos fluviales, con cero huella de carbono, ya que la empresa utiliza energías limpias en el proceso productivo. Pese a ello, durante los meses de invierno el Barrio Flotante consume más energía de la que produce: “Generamos 3.200 W y en verano 7.600 W, pero en ambas temporadas el consumo es el mismo, lo que nos obliga a conectarnos a la red pública de Valdivia, apoyando la calefacción del restaurante con leña certificada, lo que también genera gases invernadero”.

Para contrarrestarlo, forman parte de la ruta de establecimientos adheridos al carbón neutral, agrupados en Valdivia bajo la asesoría de la consultora Green Ticket. De esta manera, el excedente de energía eléctrica se devuelve a Valdivia de forma gratuita, para compensar el hecho de que durante el invierno tienen que estar conectados, lo que permite alimentar a 4 o 5 casas dependiendo de sus exigencias energéticas.

Sur Actual / Claudia Milet

251 lecturas

Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest