WWF Chile presenta observaciones a proyecto eólico Pililín

A pesar de ser una iniciativa de energías renovables, Estudio de Impacto Ambiental (EIA) presenta una serie de falencias que la hacen ver hoy como una amenaza para un sitio de gran importancia biológica en el sur de Chile.

Energia_eolicaObservaciones relativas a temas como el impacto sobre especies endémicas en categoría de conservación, calidad del agua, fragmentación de bosques y consulta indígena, fueron presentadas por  la organización de conservación WWF Chile al EIA del proyecto Parque Eólico Pililín.

Con esto, la ONG se suma al proceso de participación ciudadana que tiene lugar en el marco de la evaluación ambiental de dicha iniciativa, que pretende instalar 17 aerogeneradores de gran tamaño (120 metros de altura) en la segunda cumbre más alta del sector Oncol, en un sitio de gran importancia biológica por su alto grado de endemismo. Además, el proyecto contempla 24 kilómetros de línea de transmisión, en su mayoría aérea, que afectaría zonas de enorme valor no sólo biológico sino también paisajístico y turístico, como son tres áreas protegidas oficiales (Sitio Prioritario Curiñanco, Santuario de la Naturaleza del Río Cruces y Zona de Interés Turístico Valdivia-Corral); áreas protegidas privadas (Parque Oncol, Punta Curiñanco y Reserva Natural Pilunkura y Predio Llenehue), y los dos ríos más importantes y emblemáticos de Valdivia: el Cruces y el Calle-Calle.

“Estamos a favor de impulsar las energías renovables y tenemos la meta de que al 2050 el 100% de la generación en el país y el mundo provenga de estas fuentes, meta que el gobierno de Chile estableció en un 70%. No obstante, este crecimiento no puede ser a cualquier costo, sino que con la adecuada participación ciudadana temprana, la óptima localización y la mejor tecnología para minimizar impactos, además de compensaciones efectivas”, señala Rodrigo Catalán, director de Conservación de WWF Chile. “Considerando estos aspectos, creemos que el proyecto Parque Eólico Pililín no cumple con estas salvaguardias, por lo que debe ser modificado y buscar otro lugar para su eventual instalación”, agrega Catalán.

Entre las observaciones presentadas por WWF Chile al EIA del proyecto se cuentan: la no descripción de los impactos potenciales de las obras sobre especies en peligro y vulnerables, como camelita (Percilia gillissi), pocha (Cheirodon australe) y huillín (Lontra provocax); tampoco se declara el impacto que tendrá la intervención en el curso de agua para la construcción subacuática de la línea de alta tensión (LTE) y no propone medidas para conservar la calidad del agua, el sustrato de fondo ni a las comunidades bentónicas que tienen lugar en dicho ambiente y que sustentan la vida del ecosistema acuático en su totalidad. Asimismo, el estudio carece de una descripción de los efectos que generará la fragmentación del bosque sobre la biodiversidad del área, ni tampoco se fundamenta el cálculo de la determinación de la zona de influencia del proyecto.

Por otro lado, el proyecto debe incorporar una consulta indígena efectiva, ya que existe una serie de comunidades originarias en el sector, algunas de ellas ni siquiera consideradas, como el caso de Kalfvgen. Asimismo, existen sitios de valor cultural, en particular un Xren-Xren, que no  han sido relevados en el estudio.

“El proyecto Pililín presenta muchas falencias y es actualmente una amenaza para un sector que es clave para el desarrollo sustentable de Valdivia y la Región de Los Ríos”, puntualizó el director de Conservación de WWF Chile, Rodrigo Catalán.