Seremi Salud Bío Bío intensificó llamado para consumo seguro de mariscos                   

Ante el registro de un brote de Enfermedad Transmitida por Alimentos (ETA), con 39 personas afectadas por consumo de productos del mar sin las condiciones adecuadas, la Autoridad Sanitaria Regional intensificó el llamado a la población a tomar todas las medidas de prevención para el consumo seguro de pescados y mariscos.

La situación es investigada luego que personas de Coronel, Chiguayante y Concepción, denunciaran problemas gastrointestinales tras consumir un jurel, cuya procedencia es desconocida. Equipos técnicos de la SEREMI están trabajando para esclarecer el origen del problema.

El Seremi de Salud, Mauricio Careaga, recordó la importancia de las medidas de prevención durante una fiscalización a locales del Nuevo Mercado de Concepción, donde constató junto a un equipo técnico, las excelentes condiciones sanitarias del lugar. Se comprobó la nueva infraestructura y la aplicación de las buenas prácticas de manufactura de los productos. De manera especial, se comprobó la mantención de la cadena de frío y las medidas de conservación.

“Los productos del mar deben expenderse conservando la temperatura y mantenerlos a menos de 5ºC idealmente, en máquinas conservadoras de frio o disponer de hielo. Los productos no deben permanecer bajo el sol directamente por tanto todos los puestos que ejercen este rubro deberán disponer de toldos. Los mariscos deben expenderse en buenas condiciones organolépticas (color, olor y sabor) y los pescados no se pueden expender fileteados, sólo al momento de venta y a solicitud del usuario, realizar la acción”, afirmó el Seremi.

En tanto, hizo hincapié en las principales medidas de prevención para evitar la gastroenteritis por Vibrio parahae-molyticus como hervir los mariscos por al menos 5 minutos, mantener los mariscos refrigerados y separados de otros alimentos, comprar y consumir los mariscos en lugares autorizados y lavarse siempre las manos antes de cocinar y después de ir al baño.

Asimismo, recordó las medidas para evitar brotes de enfermedades por alimentos como la adecuada higiene de las personas, especialmente el lavado de las manos, higiene de los alimentos, en su almacenamiento, preparación y consumo, higiene del medio ambiente, del agua y de la disposición de excretas, lavado de manos con agua y jabón antes de preparar alimentos, después de manipular alimentos crudos, antes de consumir alimentos, después de usar el servicio higiénico o mudar a los niños, después de manipular basura y después de manipular dinero.

La autoridad dio cuenta de la fiscalización realizada durante el año 2016, señalando que hubo 11 sumarios por transporte de productos; se registraron 1.055 fiscalizaciones a locales y puestos, derivando en 30 sumarios sanitarios. Producto de este trabajo, se decomisaron también 2.126,8 kilos pescados y mariscos, por causas como pérdida de la cadena de frío, características organolépticas alteradas y procedencia desconocida.

Finalmente, la autoridad indicó que durante el año pasado se notificaron en la región,12 brotes de enfermedades provocadas por alimentos, afectando a 213 personas, en total. Estos casos se registraron en Los Ángeles (156) y Coronel (29) presentaron el mayor número de habitantes afectados.  Luego sigue Concepción (8), Penco (5), Cabrero (4), Chiguayante (4), Santa Juana (3), y Talcahuano (2).

Mario Aravena / Seremi Salud Bío Bío