Sernapesca concluyó campaña de vigilancia conductual de lobos marinos en Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter

Mortalidad de cisnes de cuello negro se redujo a uno en diciembre

La experiencia inédita de monitoreo diario establecido por profesionales del Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura en 13 cuadrantes del río Valdivia, arrojó una considerable disminución de interacción entre lobos marinos comunes y las aves del santuario.

Recordemos que la navegación se realizó en el área de estudio que comprende desde el puente Calle Calle hasta la intersección del río Valdivia con el río Cruces, a fin de registrar las áreas de descanso, el rango de desplazamiento, la cantidad de individuos y los rangos etarios del lobo marino común (Ottaria flavescens) y en particular la interacción de éste con el cisne de cuello negro (Cygnus melancoryphus) debido a los casos de depredación sobre estas aves.

Christian Hinrichsen, Director Regional (s) de Sernapesca Los Ríos, indicó que “los informes emanados del trabajo en terreno dan cuenta de una baja de interacción entre lobos marinos comunes y cisnes de cuello negro. En las últimas jornadas de vigilancia no se detectaron los lobos identificados como predadores en los cuadrantes definidos para la vigilancia y monitoreo. No obstante, creemos que se trata de una situación estacional, pues la baja en el número de individuos juveniles y adultos de la colonia de lobos marinos de la costanera del río Valdivia pudiese estar relacionada con la llegada de la temporada de reproducción”.

Hinrichsen señaló además que otra observación relevante es la conducta de auto cuidado detectada en los cisnes. “Es importante mencionar que los cisnes han adoptado una conducta precautoria ante la presencia de lobos marinos, pues al percatarse de la presencia de éstos, nadan rápidamente hacia zonas alejadas, protegidas por totoras y restos de troncos que impiden el paso de los grandes mamíferos. Al término del monitoreo correspondiente al mes de diciembre, no se tiene registro de cisnes atacados y devorados por lobos”.

En octubre pasado la mortalidad de cisnes fue de 106, en noviembre de 26, y en diciembre se registró uno. De esta forma el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura concluyó su campaña de monitoreo mediante navegación y ahora la Unidad de Rescate de Fauna Marina permanecerá atenta a denuncias y hallazgos relacionados con el comportamiento de lobos marinos.

En tanto, los informes técnicos fueron entregados a la Seremía de Agricultura para la implementación de balsas jaulas para la captura y posterior traslado de los ejemplares de lobos marinos identificados como predadores, en caso de que éstos regresen a la zona. Como se ha informado con anterioridad  el traslado de los posibles ejemplares capturados será hacia el Buin Zoo (región Metropolitana) y  Parque Safarí (región de O´Higgins).

Angela Sáez M. / Encargada Comunicaciones Macro zona sur