Levaduras: Un “organismo modelo” para el estudio del cáncer

A lo largo de la historia los descubrimientos científicos asociados a estudios con levaduras son notables, generando varios premios Nobel asociados a su investigación.

Las levaduras son hongos que están asociados a distintos quehaceres humanos, se encuentran en flores y frutos, en la corteza de los árboles e incluso en insectos, así como también son parte fundamental en la elaboración de productos como vino, cerveza y pan. Sin embargo, también hay levaduras que son causantes de enfermedades como la candidiasis genital (infección producida por Candida albicans), la neumonía y la meningitis (causadas por Cryptococcus neoformans). Por este motivo, un considerable número de científicos ha dedicado su trabajo al estudio de estos microorganismos, impulsando diversos hallazgos en el área de la medicina y en el cáncer específicamente.

“La genética simple de las levaduras, sumado a su corto ciclo de vida, las ha transformado en un “organismo modelo” (fácil para mantener y experimentar en el laboratorio y con una biología similar a la de nuestras células) para el estudio de la biología celular y molecular, motivando muchos avances”, afirma Francisco Salinas, investigador adjunto del Instituto Milenio de Biología Integrativa (iBio) y académico de la Universidad de Santiago.

En 2001, 2009, 2013 y 2016, el premio Nobel de Fisiología o Medicina recayó en científicos que realizaron investigaciones con levaduras, siendo todas de gran relevancia para el entendimiento del cáncer, diabetes y enfermedades neurológicas e inmunológicas. En 2006 en tanto, el premio Nobel de Química recayó en Roger Kornberg, estadounidense que utilizando levaduras realizó descubrimientos sobre cómo se activan nuestros genes, ayudando a comprender cómo diversos procesos celulares se relacionan con afecciones cardiacas y metabólicas, además del cáncer.

Al respecto, Francisco Salinas agrega “La estrecha relación entre científicos galardonados con el premio Nobel y la investigación básica (aquella que es guiada por la curiosidad) utilizando organismos modelos como la levadura, demuestra que el estudio de estos microorganismos ha permitido mover la frontera del conocimiento, permitiendo entender procesos biológicos fundamentales y cómo la alteración de ellos se relaciona causalmente con diversas enfermedades”.

La investigación de “organismos modelo” tiene un alto potencial tecnológico y biotecnológico, por lo que su estudio es fundamental para la generación de nuevo conocimiento científico. Lamentablemente, no todos los fenómenos biológicos pueden ser analizados usando solo levaduras. Por esta razón, el Instituto Milenio de Biología Integrativa (iBio) también emplea otros organismos modelos como hongos y plantas (además de levaduras), contribuyendo a entender la biología humana y esclarecer problemáticas de salud y medioambientales que hoy parecen difíciles de resolver.