Ministerio de Hacienda aumenta a US $3.000 monto máximo para despachos de empresas de envío rápido

  • Medida busca facilitar y simplificar los procesos de importación y exportación, manteniendo las atribuciones fiscalizadoras del Servicio Nacional de Aduanas.

Un monto máximo de US$3.000 en todos los despachos que se realicen a través de las empresas de envío rápido o Courier fijó el Ministerio de Hacienda a través de un decreto publicado en el Diario Oficial.

Las empresas de envío rápido o Courier fueron reconocidas formalmente en el 2017 con la publicación de la Ley de Modernización de Aduanas. Son aquellas que prestan el servicio de recolección, transporte, recepción y entrega de los envíos desde y hacia el extranjero. Además,  son responsables del pago de los derechos, impuestos, tasas y demás gravámenes que se generen en las importaciones y exportaciones que se realicen a través de ellas. Al reconocerlas, la misma Ley aumentó los estándares exigidos para su constitución y entrada en operaciones.

Hasta antes de la fijación del nuevo monto, estas empresas  podían realizar despachos de hasta US$1.000 FOB (Free on Board) para productos de importación y  de US $2.000 FOB, para la exportación.

El Ministro de Hacienda, Felipe Larraín, indicó al respecto que “este es un paso importante para ayudar a las PYMES en sus procesos de inserción en el comercio internacional y representa un avance en la Agenda de Productividad, Innovación y Crecimiento del Gobierno que busca democratizar el proceso exportador”.

El ministro agregó que este cambio es, además, un avance para convertir a Chile en un país plataforma de servicios logísticos.

“Las empresas chilenas, principalmente las pymes, podrán explorar nuevos mercados, llegando con más rapidez y menores costos a los mercados de destino. Estamos apostando no solo por la agilidad, sino por la innovación”, destacó.
El nuevo valor fijado es producto de una revisión de los procesos relacionados con este tipo de empresas y tiene por finalidad lograr un balance entre las necesidades que impone la dinámica del comercio exterior, que durante los últimos años ha presentado un aumento explosivo a propósito de la aparición y consolidación de fenómenos como el comercio electrónico,  y la necesidad de que el Servicio Nacional de Aduanas mantenga su rol de fiscalización de las importaciones y exportaciones de las mercancías.