Autoridades resaltan el daño que produce a la economía local el consumo de merluza ilegal

Cerca de 3 toneladas de merluza común proveniente de la zona centro del país se llevan incautadas en Biobío en lo que va corrido del año. La merluza común, es una de las pesquerías que forma parte de los ejes principales del Plan Nacional de Fiscalización de Sernapesca, ya que es el principal pez de consumo humano y es un recurso que se encuentra en condición de sobreexplotación.

En la región hay 704 embarcaciones artesanales que tienen autorización para la captura de merluza común. Considerando que hay embarcaciones menores y mayores, se estima una cantidad cercana a los 2 mil tripulantes vinculados a la extracción de la merluza común. Además, las familias de los pescadores están generalmente asociadas al ámbito de ventas o gastronomía, por lo tanto, la empleabilidad vinculada a esta pesquería se acrecienta, siendo de alto impacto en las comunidades costeras.

Sin embargo, la ilegalidad en la extracción de merluza común no está radicada en la flota artesanal de Biobío en este último periodo. De acuerdo a las fiscalizaciones de Sernapesca, la seguidilla de incautaciones de este último tiempo proviene de comercializadores que traen recursos de la región del Maule. Para detener el ingreso de esa mercancía que afecta el precio de la caja de merluza que los pescadores de la zona desean vender, es que las autoridades han coordinado una serie de acciones fiscalizadoras, detalló el seremi de Economía, Mauricio Gutiérrez.

“Vamos a fiscalizar en carretera, en centros de distribución masivo, en conjunto con la Gobernación y policías, con Sernapesca y Salud, vamos a pesquisar a todo este grupo que se dedica a este oscuro negocio. Para nosotros es muy importante proteger a los pescadores artesanales que se dedican a la extracción de la merluza común”, planteó el seremi de Economía.

En tanto el director regional de Sernapesca Biobío, Claudio Báez, precisó que la cuota de merluza común para este año es de 3.601 toneladas en la región del Biobío, que se desembarcan en 11 caletas, siendo las principales: Cocholgue, Tomé y Coliumo. “Hasta ahora van 227 toneladas de este recurso extraídas en Biobío”, estableció Báez.

La caja de merluza de 25 kilos es vendida en cerca de $20 mil pesos, mientras que una caja de merluza ilegal se comercializa a $8 mil. La pesca ilegal afecta no solo la sustentabilidad de la pesquería a largo plazo, al no ser descontada de la cuota de pesca autorizada, sino que afecta aquí y ahora a los pescadores artesanales que realizan su trabajo de manera legal, impactando negativamente en su economía.

Además el jefe de cartera de Economía en la región, señaló que: “Vamos a combatir eso, por dos razones: cuidar la biomasa de un recurso que está sobre explotado hace muchos años y por el daño irreparable a nuestros pescadores artesanales. Por lo tanto, decimos que tengan cuidado porque en la región del Biobío haremos todos los esfuerzos por atraparlos y desmantelar esta mafia que existe”.

De esta situación se han hecho cargo las autoridades y en el marco del combate al comercio ilegal que lidera la Gobernación de Concepción y del plan especial de control y monitoreo de merluza común implementado por el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura de Biobío.

“En el marco de la mesa intersectorial de comercio ambulante ilegal que lidera la Gobernación Provincial, el trabajo que realiza Sernapesca es muy valioso al retirar de circulación mercadería que puede ser dañina a la comunidad, así como también a quienes desarrollan esta actividad de manera establecida y legal. Valoramos la acción ejecutada en la Vega Monumental este fin de semana y esperamos que se tomen las medidas correspondientes en contra de quienes resulten responsables de este acto ilícito”, señaló Robert Contreras, Gobernador Provincial de Concepción.

“Las casi tres toneladas de merluza incautadas en lo que va de 2019 es una cifra que moviliza a seguir trabajando y no bajar los brazos, como nos lo ha pedido nuestro Presidente Sebastián Piñera, en favor de la comunidad”, apuntó la autoridad provincial.

Los principales puntos de abastecimiento de merluza común para venta directa a los consumidores son: Vega Monumental en Concepción, Mercado de pescados y mariscos de Talcahuano y Vega Techada de Los Ángeles.

Las autoridades llamaron a los locatarios a abastecerse de comercializadores que provean sólo productos legales, es decir, con acreditación de origen legal. Así estarán cumpliendo con la normativa pesquera, incentivando el consumo responsable, y vendiendo productos en buenas condiciones sanitarias y de calidad.a